Memorias USB

La memoria USB (Universal Serial Bus), conocida también como memoria externa, pen drive o llave USB, es una unidad de almacenamiento que  puede conectarse a ordenadores o a otros dispositivos electrónicos mediante un conector USB y que se utiliza para guardar información.

En general, su tamaño es reducido para que sea cómodo a la hora de guardarlo, pero los primeros modelos de memorias USB que salieron al mercado eran alargados y tenían una forma similar a la de un bolígrafo (Pen), por eso se conoce también como Pen Drive.

Existen varios tipos en cuanto a su capacidad de almacenamiento se refiere, que van desde menos de 1 GB (casi ya obsoletos), hasta modelos de gran capacidad, superando en ocasiones los 100GB. Evidente, cuanto mayor es la capacidad, más alto es su precio.

Los modelos de memorias usb han ido evolucionando con el paso del tiempo, no solo en cuanto a su tamaño o su capacidad de almacenamiento. La velocidad de transferencia de datos también ha ido mejorando. Actualmente, la versión 3.0 es la más rápida, y por lo tanto, la más vendida.

En cuanto a su forma, la variedad de modelos existentes es enorme: Desde las versiones más sencillas, de cuerpo alargado, hasta los modelos más originales, con formas de personajes y de objetos.


Las Memorias USB como reclamo promocional

Los modelos de memorias USB más utilizados en el sector publicitario suelen ser aquellos que tienen una superficie plana que permita el grabado de una marca o logotipo. En base al material en el que estén fabricados, se pueden grabar en tampografía, serigrafía, impresión láser e incluso en digital a todo color.

Normalmente, las memorias USB utilizadas como regalo promocional no suelen ser de alta capacidad, ya que se suelen entregar como regalo y tendrían un coste muy alto. En estos casos, el tamaño de almacenamiento suele ser de entre 2 y 8 GB.

El pen drive no es un producto que se use en todas las acciones publicitarias, ya que su coste, aunque no sea muy elevado, no es tan reducido como para que sea rentable regalarlas de forma indiscriminada. Lo más habitual es utilizarlas para eventos en los que se requiera su uso, como en cursos o en congresos corporativos. Se entregan también como regalo de empresa a clientes y a empleados, en ocasiones añadiendo una personalización, lo que hace que los usuarios lo valoren de forma muy positiva.

En cualquier caso, es un regalo promocional de gran impacto y cuyo uso por parte del receptor está prácticamente garantizado.